Análisis de ANYONE’S DIARY – Review del juego para PLAYSTATION VR

Rubén Aído

Me fascinan las sensaciones que ofrece este dispositivo porque van mucho más allá del simple entretenimiento, Jugar con las gafas de realidad virtual es dar un salto al vacío con cada propuesta, listos para comenzar un viaje sensorial que pocos periféricos pueden alcanzar.

Considero la VR (en el dispositivo que sea) un complemento que puede acercar el videojuego a quienes no están familiarizados con el sector y sus mecánicas, por presentarlas de una forma más orgánica que la tradicional. Por ello, la vara de medir este tipo de propuestas, para mí, es diferente, y valoro otro tipo de características.

Dicho esto, vamos a desgranar lo que podemos encontrar en Anyone’s Diary, donde la sencillez a la hora de plasmar todo el conjunto constituye una base bastante atractiva.

Premisa argumental: el viaje hacia los miedos de cualquiera de nosotros

Anyone’s Diary pertenece a ese grupo de videojuegos minimalistas que, con una propuesta visual sencilla y un planteamiento jugable muy concreto, componen una experiencia conducida por las emociones, libre de líneas de diálogo o un hilo conductor estrictamente narrativo.

No encontraremos texto alguno en el transcurso de la aventura, pues incluso los pocos tutoriales que nos ofrecen lo hacen a través de sencillos pictogramas.

Ese grado de sencillez está presente en lo conceptual y en lo audiovisual; de hecho, no contamos ni con protagonista como tal, afianzando esa intención de que podrías ser tú mismo y que podría ser el diario de cualquiera de nosotros, tal y como reza el título.

El título se divide en tres bloques o capítulos de un diario y, a través de diferentes desafíos en una oscura y retorcida ciudad, nos lanza a un viaje íntimo por diferentes miedos y traumas psicológicos, los cuales no dejan de ser los problemas del día a día con los que cualquiera podría sentirse identificado.

El miedo a perder a un ser querido, ser despedido, miedo a la oscuridad, a la soledad… todo tiene cabida en la escueta pero efectista puesta en escena de la que hace gala la obra.

Rompecabezas clásicos ahora en 2.5D

El planteamiento jugable es muy conciso, lo que no significa que sea fácil de dominar. Estamos ante un título de plataformas 2D, con un desarrollo lateral, que jugará con las diferentes alturas y cuyo avance dependerá de nuestra pericia a la hora de resolver diferentes rompecabezas.

La particularidad la encontramos en sus escenarios, mostrados en completo 3D, donde edificios, ascensores, plataformas y superficies de una ciudad de papel harán las veces de obstáculos, con lo que tendremos que crear caminos rectos y seguros.

Como decía, se divide en tres bloques jugables en los que veremos cómo la ciudad que atravesamos se va transformando, ofreciéndonos distintos elementos visuales y tonalidades, e incluso escenas que representan con sencillez esos miedos que comentaba.

Uno de los desafíos que más se suelen repetir se inspira en el clásico rompecabezas en el que toca mover piezas dentro de un recuadro para crear un dibujo; si bien, en este caso, se plasma en forma de bloque de pisos, con puertas y ascensores, debiendo colocarlos en orden correcto para que podamos alcanzar cierto objeto, lo que marca el final de ese tramo. Una vez resuelto, nos ofrece una breve escena que explica lo que estamos viviendo.

Ideas propias sobre el control de la experiencia

Tras un breve tutorial en el que nos indican cómo hacer avanzar a nuestro avatar (simplemente contamos con un botón para caminar y otro para saltar), damos paso a lo que verdaderamente constituye el desafío de esta obra y su mayor particularidad: el control total del entorno.

Sin embargo, su mayor virtud se convierte asimismo en su elemento más conflictivo. El título es compatible tanto con PlayStation Move como con el Dualshock, y en ambos casos he localizado el mismo problema: el esquema de control no termina de sentirse orgánico, intuitivo ni cómodo.

Utiliza una perspectiva en tercera persona similar a la vista en otras propuestas de corte plataformero, como podría ser Moss (uno de los mayores éxitos de PSVR en el que manejamos a una curiosa ratoncita), pero Anyone’s Diary no se limita a darnos un papel de espectador respecto a la cámara, sino que nos convierte en ella, pudiendo colocar el ángulo en cualquier plano y cercanía, tal y como haríamos si estuviéramos físicamente en mitad de esa maqueta.

Es fácil de asimilar, pero no lo suficientemente preciso en términos prácticos. Me habría gustado contar con seguimiento automático para el personaje, puesto que debemos estar constantemente arrastrando la cámara para no perderlo.

Igualmente, su movimiento es poco natural, resulta algo tosco, y eso, en mi caso particular, ha derivado en mareos en determinados rompecabezas que requerían mucho movimiento, volviéndose una experiencia enrevesada si se alargaba mucho la sesión.

Lo explicaré con más detalle: para desplazarnos por los escenarios, deberemos “coger” pellizcos con el gatillo (el mando es visible en pantalla) e ir saltando por el entorno hasta tener la vista que necesitamos.

El problema es que para interactuar con el entorno y agarrar objetos también usamos el gatillo, por lo que se vuelve un poco caótico colocarte cerca de ese elemento que deseamos mover, y eso dificulta maniobrar.

Cualidades audiovisuales

Anyone’s Diary echa mano de un planteamiento desenfadado y tonos apagados en lo visual. Con unos entornos hechos de papel, reforzando esa sensación de estar dentro de un libro, su paleta de colores es oscura en la mayor parte de los tramos jugables, haciendo un inteligente uso del rojo para representar el peligro en determinados momentos.

La ciudad y todos sus elementos parecen sacados de un cómic a modo de bocetos a lápiz, con negros y blancos como colores principales, que hacen un contraste realmente hermoso con el fondo que encontramos en todo momento, pues parece que la ciudad se mantiene flotando sobre el espacio infinito.

Sin embargo, es la banda sonora la que ha conseguido destacar sobre el resto de apartados, en mi caso haciendo que me detuviera simplemente a disfrutar de ella. Se trata de una composición donde destaca la figura del piano, una de mis debilidades personales.

Son melodías delicadas y ciertamente melancólicas, que acompañan al desarrollo de los acontecimientos como broche de oro para su apuesta dramática.

Dicho trabajo se puede adquirir en diferentes plataformas bajo el nombre de Anyone’s Diary (Original Game Soundtrack), compuesto por Damián Sánchez con 9 temas instrumentales inspirados en distintas emociones como confusión, esperanza, nostalgia o redención.

Dificultad y rejugabilidad

Más que un título plataformas, estamos ante una sucesión de rompecabezas donde la dificultad reside en nuestra capacidad de localizar la solución mientras desplazamos (la cámara) por el escenario con mayor o menor precisión.

Las situaciones son sencillas de comprender, y es difícil quedarse atascado, lo que, sumado a su poca duración, nos permite terminar la propuesta en apenas hora y media.

Me ha gustado y sorprendido descubrir que algunos puzles más elaborados consistentes en mover plataformas complejas, presentan más de una solución, con una interesante dicotomía entre ir hacia arriba o hacia abajo, ¿Qué tendencia será la correcta en cada situación?

Esas pocas bifurcaciones nos llevan a alcanzar los dos finales con los que cuenta la propuesta. Se nos incentiva a darle una segunda pasada para disfrutar de todas sus opciones, duplicando una duración que sigue siendo demasiado corta, pero compensa con su intensidad.

Hay algunos extras como desvelar esos nuevos caminos y, a modo de coleccionable, podremos encontrar por los distintos escenarios a los 7 miembros del equipo desarrollador, lo que añade un extra de atención.

En lo personal, he disfrutado de la obra recurriendo a cortas sesiones de veinte minutos, para no saturarme con sus controles, y aunque he tenido que repetir algunos puzles para terminar sus secciones de seguido tras fallar (y un bug puntual que no tiene mucha importancia), no se hace pesado.

Ajustes de accesibilidad

El título se puede disfrutar sin necesidad de conexión a internet, y el uso de PlayStation VR y su cámara es obligatorio. No ofrece funciones multijugador y el sistema PEGI lo considera apto para mayores de 7 años.

Como he comentado más arriba, el título se puede disfrutar –sin perder ninguna característica– tanto con PlayStation Move como con el Dualshock de PS4, aunque tal y como han recomendado desde el equipo de desarrollo, lo ideal es jugarlo con los mandos Move, que en lo personal sí que puedo decir que responden mejor al movimiento.

Fecha de lanzamiento

La obra desarrollada por World Domination Project, un estudio valenciano que formó parte de PlayStation Talents para dar empaque a la obra, contó con un lanzamiento original el pasado 2019, pero ha sido relanzado recientemente dentro del programa Games Camp, en el que el equipo se ha apoyado para mejorar y optimizar la obra, siendo esta su versión definitiva.

Formato y precio

Esta versión del título se ha lanzado por primera vez en América y de nuevo en Europa, exclusivamente para el mercado digital a través de PlayStation Store, contando en esta ocasión con dos versiones:

Edición Estándar: 9,99€ juego base

Edición Especial: 14,99€ juego base +5 avatares y la banda sonora

Conclusiones: ¿vale la pena comprarlo?

Como experiencia de realidad virtual, ha sido uno de los títulos que más mareo cinético me ha provocado, debido a lo caótico de su cámara en los rompecabezas más elaborados, a esto hay que sumar que su oferta jugable no supera las 3 horas incluso si queremos conseguir todos sus trofeos y finales.

Sin embargo, su sencillez compuesta por una jugabilidad concreta, libre de complicaciones narrativas y su exquisita banda sonora, nos meten de lleno en un breve universo melancólico que no precisa de textos o caras para emocionar y comprender, lo que, siempre en cortas sesiones de juego, se convierte en una opción muy interesante para huir de la monotonía.

PUNTUACIÓN: 6

Puntuación: 3 de 5.

Agradecimientos: a Sony y al equipo de World Domination Project por habernos facilitado un código del título en su edición especial, añadiendo su preciosa banda sonora al conjunto descargable.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.