DENTRO DE LA OSCURIDAD: EPÍLOGO

Alejandro Masadelo

—… Se han hallado cuatro cadáveres en el bosque de Ormond. Pertenecían a jóvenes de entre dieciséis y diecinueve años. Según indicaban los supervivientes de los asesinatos de la feria, entre ellos se encontraba el asesino. Se han dado a conoces los nombres del autor de los homicidios y sus supuestos ayudantes: Axel Reid, Nathan Morrison, Avery Fillion y Catherine Rogen. Todos ellos eran vecinos de Ormond.

Salieron, como acostumbraban a hacer en este tipo de reportajes, testimonios de familiares y amigos incrédulos que defendían su actitud afable, precavida e incluso introvertida. No creían que hubieran sido ellos quienes estuvieran detrás de los asesinatos. Por una vez, aquellas palabras manidas tenían razón.

Todavía recordaba la masacre cometida en la noche de Halloween hacía diez años. Cuando regresó a casa todos estaban exaltados y agradecían a Dios por haberlos salvado. Pero él sabía que nada tenía que ver ese señor; lo sabía a esa edad y lo confirmaba conforme creció.

Habían ofrecido entrevistas relatando su experiencia y revelando el nombre de uno de los asesinos. Él odiaba a su familia por hacerlo. Cada vez que salía su identidad se echaba a llorar; él argumentaba que se debía a los destellos de terror que le atormentaban incluso muchas noches mientras dormía. Pero no era esa la verdadera razón. Sentía tristeza y no miedo.

Cuando fue lo suficientemente adulto para no ser acompañado por sus padres, acudía una vez al mes al recinto donde todo ocurrió, lugar convertido en una especie de peregrinaje para lo macabro y para quienes acudían a velar a sus familiares asesinados. El sendero para acudir a la antigua feria se había llenado de flores, fotos o cartas que nadie leería.

Nadie podía haber imaginado las ofrendas dejadas al pie de la caseta de tiro. Velas formando un círculo, que se encargaba de prender en cada visita; cartas acumuladas durante años con sinceras palabras de agradecimiento…

«Gracias, porque cuando te vi me abriste los ojos. Solo cuando crecí comprendí qué provocaste en mí que nadie más supo ver»…

. y melancolía…

«Ojalá volviera a verte. Te eché de menos desde que llegué a casa. Te sentirías tan orgulloso si pudieras ver lo que tengo preparado para honrarte este Halloween».

También había un peluche de Leatherface. Desde la primera noche se había encargado en cuidarlo. No le había quitado siquiera la sangre, ni lavado. Nada. Había conseguido ocultárselo a sus padres.

«Sé que fuiste tú quien me dejó tu máscara en la entrada del bosque… y sé que me llamaste. Te oí desde mi casa. Tu voz era inconfundible, y sé que no la soñé. Era real, aunque tú no estés. De hecho, ahora la llevo. Me la puse cuando llegué aquí; si alguien me ve con ella fuera de este sitio, me la quitarán y todo se habrá ido a la mierda. Es… diferente. Todo es distinto detrás de la máscara. Me la he puesto varias veces, pero siempre delante del espejo de mi habitación. Es poderosa, lo siento… Y veo a través de tus ojos todo lo que ha ocurrido. No estoy loco, te lo prometo».

«Evitan hablar de ti, solo se acordaron de tu memoria durante los primeros dos años; incluso sacaron películas de la matanza. Exprimieron la masacre hasta que no puedo sacar más jugo».

«¿Sabes qué? Fui donde os reuníais. Quería sentir vuestra energía, la tuya. Necesitaba encontrarla… quiero que no te avergüences de mí. Llevo preparándome durante años, pero no puedo confiarme. Quiero honrarte y no puedo permitir que nada salga mal. Tengo que saber exactamente qué debo hacer por ti, por vosotros».

Dejó un pequeño papel junto al muñeco, que llevaba escrita con grandes letras en sangre las siguientes palabras:

CUATRO MUERTOS

CUATRO VIDAS

8c669d5c9abb6d108901c359340d6078

*NOTA: DEAD BY DAYLIGHT©  El presente fanfic se ha creado bajo las “Reglas de uso de contenido de juego”  y la solicitud expresa y manifiesta de utilizar dicha marca

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .