Opinión: “Kingdom Hearts 3”

Caída en picado

P. Artola Fernández

@OdaAlFrikismo

 

1

Hoy vengo algo entristecido, sorprendido y con las ideas claras a la vez.

Mi primer paso por esta revista fue con un artículo sobre Kingdom Hearts III, un artículo escrito con ilusión, esperanza, ganas, entusiasmo y cierto toque melancólico; parece que fue ayer mismo cuando lo escribí, pero no es así.

Tampoco es que haya pasado un gran margen de tiempo pero… son tan diferentes los pensamientos que tenía en ese momento frente a los de ahora… ya que Kingdom Hearts III sí que es el final de cosas, pero no de muchas y, desde luego, no ha sido el épico viaje que yo pensé que sería: Kingdom Hearts III es una caída en picado.

En este análisis no voy a abarcar mi opinión con spoilers, y si los queréis con ellos tengo un video en mi canal que dejo al final de este artículo; no obstante aquí podréis ver lo suficiente para comprender por qué este juego ha sido para mí el mayor  batacazo a nivel de jugador en mi vida.

Juntar diez años de espera (que se dice pronto), el factor nostalgia y unas expectativas enormes a veces no son precisamente una buena combinación, pero estaba totalmente seguro de que el milagro se haría; de que Tetsuya Nomura cerraría con broche de oro toda la saga de Xehanort (villano principal hasta hoy de todas las entregas, ya que sí que se alertó de que Kingdom Hearts III no sería el último de la franquicia), pero no se ha obrado.

 

APARTADO GRÁFICO Y JUGABLE: LA MAYOR REVOLUCIÓN

Lo que tiene más merito de Kingdom Hearts III es el portento gráfico, su apartado visual pero… ¿Debería sorprendernos?

Quiero decir: Han sido muchos años de desarrollo, estamos en la era digital, los videojuegos en estos tiempos cuentan con un motor gráfico enorme… Así que tampoco es algo que, desde cierto punto de vista, debamos destacar.

Sí que reluce mucho como es fiel a los mundos Disney que representa (mis dieces sobretodo para el mundo de “Piratas del Caribe”, “Hércules” y “Enredados”, trabajados con enorme mimo y enorme cariño; desde luego es esto con lo que más me quedo y con lo que reconozco posee más merito). Y, claro está, por el apartado jugable… Aunque esto es una hoja de doble filo, ya que es virtud y maldición.

2

Sus ataques, combos, innovaciones (llamados ahora Vínculos), cooperación con otros personajes… Es bestial. Partículas por doquier, todo genialmente renderizado, cada llave, cada ataque… Gozan de un despliegue artístico e imaginativo sin fronteras pero… Su contrapunto negativo es la -nula- dificultad.

Por muy bello y por mucho que se luzca, el juego no supone ningún reto y da igual en qué dificultad lo juegues (aquí no existe la”maestra”) porque nunca hay ningún reto realmente difícil, salvo uno y sólo es cuestión de subir un poco de nivel y ya (subir de niveles también es sencillísimo, todo sea dicho, ya que hay áreas enteras donde, con las magias adecuadas, puedes levear muy rápido).

3

Por otro lado tenemos la Nave Gumi que nos plantea viajar por espacio abierto, pudiendo ir al mundo que queramos dentro de sus propios límites (debido a que está agrupado de 3 en 3 o 4 en 3 por 3 zonas distintas) y sigue conservando todo lo que es creación de naves, recolección de piezas… He de decir que es de lo que más me ha gustado.

4

 

LA HISTORIA: FAN SERVICE SERVIDO EN BANDEJA

Y llegamos a la parte agria y la que te deja confuso y algo ofuscado… la propia historia del juego.

A la saga Kingdom Hearts siempre se la ha considerado infantil por comprender personajes de Final Fantasy (juegos adultos diría yo, o muy maduros e inteligentes) y Disney; pero la propia saga se ha preocupado de crecer con los fans sin perder contacto con los elementos que la hacen ser quién es, y poseer el carisma y sello tan característicos.

Desde “Chain Of Memories”, segundo juego que salió, la trama ha ido haciéndose cada vez más adulta, más complicada, teniendo ahí a los mundos Disney pero haciendo que queden más “desapercibidos” o, más bien, que sean menos reclamo, mejor insertados, debido a que la historia de la saga ha ido adquiriendo fuerza y protagonismo.

Kingdom Hearts 2” supuso otro cambio trayendo una historia más complicada,  a unos personajes más adultos y donde vivíamos incluso muerte de personajes buenos; en “358/2 Days” la  cosa fue a más, en “Birth by Sleep”… Y así, cada vez a más y más pero…

5

Ya desde “RE:Coded” de 2011, podíamos notar cierta infantilización de la historia y “Dream Drop Distance” de 2012, a pesar de su buena premisa, también se antojaba algo ñoño…

Con Kingdom Hearts III volvemos por completo a ello pero peor, ya que en este caso hablamos de una involución; el juego es rematadamente infantil y da más prioridad a los mundos Disney que a la propia historia; aquí ya todo ha cogido un tono más de “¡Oh mira que guay, Elsa cantando Let it Go!” a la madurez que le correspondía.

Es un juego que está más enfocado a las nuevas generaciones y en los fans menos conformistas, o, llamado de otra forma, los “fanboys” que se contentan con cualquier cosa mientras lleve el sello de su juego preferido. Busca contentar a las grandes masas, personas que no han jugado la saga, al enfatizar los propios mundos Disney, hacerlos grandes y preciosos y no velar por la historia principal, sacrificándola.

6

Estos mundos ya no están nada insertados en la historia y tanto Sora, Donald y Goofy parece que van por ellos solamente para pasar el rato y además son muy innecesarios, debido a que sin sus intervenciones las historias seguirían su transcurso normal y corriente, no afectan para nada lo que hagan, algo que no pasaba en las otras entregas, por lo que la justificación a su existencia se reduce solo a contentar a los enamorados de Disney.

Otra muestra de que Kingdom Hearts III es un juego para gente que desconoce o gente conformista es la enorme ausencia tanto de mundos de la saga como de personajes de Final Fantasy: ni se mencionan, ni tienen cabida ni existe relevancia alguna y esto es algo que ha dolido a un gran sector de la comunidad; toda trama abierta que quedase de estos personajes, toda relevancia que tuviesen para Sora, Riku, Goofy,… desaparece por completo y ni lo justifican.

7

Una vez superas los mundos Disney solo nos queda resolver el conflicto final del juego y… Todo ocurre de una manera tan abrupta, tan hecha a las prisas, con una ausencia enorme de cariño y mimo… Y con miles de soporíferas y longevas cinemáticas… ¿Es posible que algo sea lento, aburrido pero abrupto a la vez?; ¿puede producirse simultáneamente tal contrariedad? Sí, Kingdom Hearts III lo hace posible.

KINGDOM HEARTS Ⅲ_20190207144357

Se resuelven subtramas abiertas de una manera muy “vamos a quitárnoslo de encima”, regresan personajes que tuvieron un final digno en otras entregas, haciendo que esos momentos que tuvieron pierdan todo el valor y todo el peso, dejando atrás todas esas buenas decisiones enfocadas a crear buen arco de personajes y que la saga fuese haciéndose cada vez más adulta, solo para generar fan service, para que digas “¡Hey! Son todos mis personajes favoritos, que guay”.

Conforman una constante agresión a todo el esfuerzo que se ha invertido en los 17 años que lleva existiendo esta saga y que ha ido luchando por renovarse y crecer con sus seguidores y todo para alcanzar un climax que atenta con lo que Kingdom Hearts siempre ha tratado de mostrar: un final emotivo y redondo.

 

CONTENIDO POSTGAME INEXSISTENTE

Una gran baza de los juegos de Kingdom Hearts (sobre todo con sus versiones Final Mix y sobretodo la versión de Kingdom Hearts 2) es que siempre tienes muchas cosas que hacer y completar: una enorme cantidad de Jefes Secretos (algunos eran pistas para futuras entregas), los Torneos en el Coliseo de Olimpo,  nuevas rutas que explorar…

Pues Kingdom Hearts III no te trae nada de eso, todo sustituido por un único Jefe Secreto que no nos dice nada ni tiene la más mínima gracia (súbete unos cuantos niveles y ya es tuyo y de Sephiroth olvídate); y algún que otro minijuego incluyendo jugar en alguna que otra consola como en “Toy Box” (mundo de Toy Story) o en tu Gumiforo… Sí, ahora Sora tiene un móvil y puede hacerse selfies y demás con él incluso dentro de los propios combates…

9

Esto despoja al juego de bastante de dignidad y da para muchos memes; y es que Kingdom Hearts III es un juego víctima de su propio tiempo, víctima de las tendencias y de querer ajustarse a los tiempos que corren más allá de sus Deux ex máquina y sus Fan Service debido a sus fotos selfies y… tiempos… de carga… de instagram… con hastags incluidos… ¿Alguien puede tomarse esto en serio?

11

De su contenido postgame lo más destacable es la adquisición de los portafortuna, el símbolo de Mickey Mouse repetido un máximo de 90 veces por los mundos y que, según la dificultad a la que juegues, debes fotografiar o 30, 60 o 90, lo que te permitirá ver el final secreto y es además una oportunidad muy buena para explorar más los mundos.

12

 

CONCLUSIONES

Es certero decir aquí lo que he comentado unas líneas más arriba: Kingdom Hearts III es víctima de las tendencias y tiempos que corren.

Agrede a su propia evolución, su historia, su canon, su transfondo, sus personajes, a Final Fantasy… A costa de darte a mansalva fan service Disney y de resolverte los conflictos de los personajes con un “because yes” constante.

Le dan más importancia a que Elsa cante su canción, a que Rapunzel baje de su torre o a que Bay Max de “Big Hero 6” haga sus gracias antes que tratar bien a los personajes propios de la franquicia Kingdom Hearts los cuales todos quedan reducidos a un chiste, a decir su frase, hacer su intervención de turno y ya, siempre en sus poses base esperando a decir su frase como robots,…

Es un juego que parece que tiene prisa por terminar, seguramente el más corto de la saga, 100% asegurado el más fácil y el que tiene el contenido postgame más pobre y a la par más aburrido.

10

Con una estructura lineal que da lugar a un viaje soporífero por los mundos Disney, muchas cinemáticas que dan vueltas sobre sí mismo y un final tan precipitado como básico y decepcionante.

El juego deja más preguntas que respuestas y puede que la continuación de la franquicia sea prometedora pero… Kingdom Hearts III no podría haber sido más decepcionante… Podría haber sido un juego tan grande, con tantas posibilidades, poder usar a gran variedad de personajes, ver otros tantos, visitar lugares emblemáticos; una despedida a lo grande y que te emocione, un final redondo y que pienses: “Esto ha valido cada minuto de espera y cada céntimo”.

Kingdom Hearts volverá (y puede que del III un DLC o Final Mix) y veremos qué ocurre… Por el momento yo me vuelvo a Kingdom Hearts 2 Final Mix que es bastante más competente.

13

Siento haber aparecido con estas palabras pero creedme, me ha sido difícil asimilar esto, a nivel personal llevaba esperándolo tantísimo… Pero hay que ser honestos y pienso que no debemos conformarnos con cualquier cosa porque sí. Tiene cosas buenas, me ha entretenido, lo he pasado bien pero… al menos para mí eso no es suficiente, no con esta franquicia.

Gracias por haberos pasado por aquí y haberle echado un ojo al artículo, no pretendo deteriorar la experiencia ni expectativa de nadie, tan solo hablar de la mía y ojalá a los que lo juguéis y ya lo hayáis hecho os haya entusiasmado y pasado bien.

¡Nos vemos en la próxima, amigos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .