ONIMUSHA: WARLORDS HD

Honor remasterizado

Uno de los juegos más notables de Capcom para las 128 bits regresa con escasas novedades, pero muy satisfactorias

 

Difícil mantenerse objetivo con lanzamientos así, directos a la patata.

Samanosuke venía en la terna de juegos que acompañaron mi estreno en PlayStation2. Tardé bastante en hacerme con la consola y, después de meses de ahorro –exprimiendo mi juegoteca de PSX-, conseguí el pack de Gran Turismo 3 y varios títulos a precio rebajado, como Extermination y Baldur’s Gate.

El salto técnico me convenció desde el principio. Mi primera conclusión de la máquina fue que se había ganado mucho color y detalle en la puesta en escena. En comparación al impacto de PlayStation respecto a la generación Mega Drive/Super Nintendo, las diferencias no eran –a priori- tan sustanciales; pero el dispositivo incluía un elemento que la haría tomar carrerilla rápidamente: era un reproductor DVD, para muchos el primero que tuvimos.

Bastaba un minuto enfrente para afirmar que un formato había finalizado su ciclo y otro sería su relevo: Braveheart en VHS fue al trastero junto al resto de películas, dejando sitio a los nuevos discos. La comodidad de elegir capítulo y los extras (siempre he sido fan de los making of) eran la guinda de una tecnología que mejoraba drásticamente la imagen y el sonido.

Su grado de nitidez llamaba poderosamente la atención, y la capacidad de almacenamiento facilitaba la inclusión de las voces originales y los subtítulos, entre otras ventajas. Una vanguardia que no pasaba desapercibida en aquellos primeros juegos, donde las cinemáticas habían multiplicado exponencialmente su presencia y longitud.

El opening de Onimusha fue un buen ejemplo de ello: completamente apabullante para la época, nos situaba en plena batalla campal del ejército de Nobunaga, mientras nuestro héroe lidia con las huestes enemigas.

La CG, incluida en nuestro gameplay, ya no deslumbra como lo hizo en 2001, pero retiene su poderío artístico dieciocho años después. Lo mismo le sucede al resto del conjunto: la aventura de Samanosuke conserva unas sólidas bases que han aguantado el paso del tiempo sin tambalearse, aunque otras se hayan visto perjudicadas por la lógica evolución de su fórmula.

Onimusha heredaba a pies juntillas la mecánica de Resident Evil. Su productor, Keiji Inafune (padre de Megaman y responsable de otros títulos sobresalientes como Dead Rising o Lost Planet) también financió esta odisea en el Japón feudal, imitando milimétricamente las directrices del mítico survival horror.

Onimusha: Warlords_20190219123730

La secuencia inicial nos pone en situación: Nobunaga –por cierto, personaje real del s. XVI apodado “rey demonio del sexto cielo”- cae en combate para reaparecer momentos después. Su pacto con entes oscuros le garantiza la inmortalidad, pero debe ofrecer un sacrificio a cambio para mantenerla: la princesa Yuki. Por suerte, ahí estarán para liberarla Samanosuke y su sentido del honor.

El samurái no acudirá solo: el clan Oni le entregará un guantelete mágico con el que absorber las almas corruptas del ejército de Nobunaga. Y con esos orbes, iremos mejorando la fuerza y potencia de sus katanas, embrujadas con hechizos de fuego, rayo y viento.

Onimusha guardaba las distancias con Biohazard en el fondo, pero no en las formas: apostando inequívocamente por el Hack & Slash más vibrante, su desarrollo discurría por templos y pagodas rebosantes de secretos, trampas y pequeños rompecabezas, a imagen y semejanza de la mansión Spencer.

Onimusha: Warlords_20190219142506

 

Samurai Evil

Los paralelismos eran demasiados como para obviarlos. Si Jill y Chris tenían puzles en forma de emblemas y huecos donde intercambiarlos, nuestro ronin también; si los progresos se guardaban en estancias específicas, aquí igual –prescindiendo de los carretes de tinta-; y si una puerta permanecía cerrada al comienzo de la aventura, al final se desbloqueaba interconectando zonas que facilitaban el backtracking.

Onimusha: Warlords_20190217153445

Las similitudes proseguían con secciones donde se controla a un personaje secundario (como sucedía con Sherry Birkin), trampas que activan contrarrelojes (el techo con pinchos de Jill se sustituye por una pileta) y enemigos insistentes que se presentarán repetidas ocasiones (Marcellus hace las funciones de Tyrant), por no citar la más explícita: el sistema de cámaras fijas con fondos pre-renderizados.

En definitiva, el diseño de Onimusha arriesgaba poco y se apoyaba en una estructura que ya había demostrado ser del gusto del público. Con esa certeza, planteó un enfoque opuesto a Biohazard y muy similar al cambio de rumbo que introdujo en Dino Crisis 2: las limitaciones de inventario, munición o progresión del personaje se reemplazaban por un desarrollo ágil, estimulando el farmeo para mejorar nuestras habilidades y la caza de enemigos, en lugar de rehusarlos.

Onimusha: Warlords_20190219190749

De esta forma, el factor angustia que realzaba el concepto survival horror desaparecía: con Samanosuke nunca nos sentíamos indefensos o en desventaja. El arma principal era de uso ilimitado y sus parámetros se recargaban (y mejoraban) con cada monstruo liquidado, de los que emanaban tanto las esferas de poder mágico como energía vital, lo cual no nos hacía tan dependientes de los ítems curativos (que aquí, por cierto, también son hierbas).

El resultado, por lo tanto, suprimía el miedo (aún no me explico cómo cierta prensa calificaba el juego de “survival horror en toda regla”) al transformarnos en justamente lo contrario a los protagonistas de Resident Evil: no éramos supervivientes con unos recursos mínimos, sino héroes con una misión que cumplir.

Onimusha: Warlords_20190216232455

Al dotarnos de estas cualidades, Capcom también rebajaba la dificultad general: Onimusha no es excesivamente largo (mi primera vuelta por el remaster me ha durado seis horas exactas), pero rara vez aparece el Game Over, y si ocurre, será por las secciones de trampas y no por los combates.

En compensación tenemos el minijuego de los Espíritus Oni, consistente en recuperar las almas encerradas en vasijas a lo largo de doce niveles, así como una cantidad significativa de coleccionables a lo largo de la aventura, en forma de fluoritas y textos que aportan detalles argumentales -algo también extraído de las franquicias Resident Evil y Dino Crisis-; de igual modo, contamos con una “dimensión oscura”, que no es más que una sucesión de veinte oleadas de enemigos.

Onimusha: Warlords_20190217145906

Curiosamente, los secretos están relacionados entre sí, de tal forma que el minijuego Oni sólo será accesible al reunir las veinte fluoritas, de las cuales hay tres en los niveles superiores de Dark Realm; y éste, a su vez, esconde una ocarina tras el último escenario, con la que desbloquearemos un área oculta antes del jefe final…

Onimusha: Warlords_20190219190741

Son añadidos que enriquecen el total, aunque a duras penas maquillan la brevedad de la aventura. Quizá estemos mal acostumbrados a los actuales mapas enormes con cientos de coleccionables, porque Onimusha se hace especialmente corto a día de hoy; también es cierto que sus secuelas corrigieron este defecto, como también que esta primera entrega ahorra la repetición de tramos y caer en la monotonía. ¿Samanosuke trae de vuelta el debate de que muchos juegos hinchan la duración innecesariamente?

Onimusha: Warlords_20190220150246

No estaría mal reformular determinados esquemas modernos que abusan del corre-ve-y-dile, por mucho caballo con el que quieran camuflarlo (hola, familia Marston); pero, como todo debate, tiene difícil respuesta porque nunca llueve a gusto de todos. Donde peor puede defenderse es en el precio: es incuestionable que un título más largo –aunque sea abusando de misiones repetitivas- justifica mejor la inversión en él.

Es complicado recomendar sin reservas este remaster, al cobrar 20 € por unas novedades mínimas que a muchos les parecerán insuficientes y, a otros, las justas.

Onimusha: Warlords_20190217193935

 

Orquesta para un ronin

Los principales cambios introducidos son el estreno de la traducción a español y del control adaptado a los cánones modernos. Se abandona el manejo clásico, terriblemente ortopédico e incómodo por uno estándar de hoy (tuvimos mérito jugando hace veinte años así), basado en la palanca analógica.

Personalmente no lo he terminado de encontrar pulido del todo, aunque parte de la culpa sea del sistema de ángulos predeterminados: en ciertas ocasiones, el personaje irá en una dirección contraria a la que queremos ir cuando cambia la perspectiva.

Onimusha: Warlords_20190219164755

Además de la posibilidad de escoger entre voces en japonés o en inglés (manteniéndose el poco inspirado doblaje americano) y el ratio de la pantalla, la remasterización se completa con un llamativo lavado de cara audiovisual (a 1080p-4k y 60 fps), convirtiéndose en el principal valor de la reedición.

El trabajo realizado en el apartado gráfico es francamente satisfactorio; no arregla los problemas del original, como la desincronización labial en las partes narrativas ni la ausencia de expresividad de los rostros, pero al menos redondea las formas, suaviza los elementos 3D y hace más natural la integración de estos con el escenario.

Onimusha: Warlords_20190219141304

Los encuadres de las pagodas a la luz de la luna o las impresionantes estatuas que presiden los altares lucen más espectaculares que nunca, resaltando el magnífico trabajo artístico que realizara Capcom hace casi veinte años.

Desde luego, buena parte del éxito de estas producciones, como Ninja Gaiden, Tenchu, Way of the Samurai, Otogi o Blood Will Tell, se debe al exotismo de su folklore, tan atractivo para los occidentales. Y Onimusha atrapa con sus juegos de luces y sombras, colores vivos y dioses extraños; una mitología infalible como reclamo estético.

Onimusha: Warlords_20190219134541

La música, la otra gran beneficiada de esta puesta a punto, también ayuda en la elaboración de esa atmósfera mística, repleta de ánimas de soldados vagando junto a los estanques y dragones decorando los biombos.

Las piezas originales de Mamoru Samuragochi, una vez descubierto el fraude que consternó a la industria japonesa (el verdadero autor de la mayoría de su obra fue Takashi Niigaki) se han modificado y arreglado bajo la batuta de Rei Kondoh, alternando segmentos más pausados para los pasajes de rompecabezas (al estilo de la mansión de Biohazard), con otros completamente épicos y solemnes; las melodías de Kaede o los títulos de crédito, por ejemplo, son magistrales y dignas del mejor cine de aventuras, manteniendo las connotaciones orientales a través de  los genuinos kotos y bachis.

La reinterpretación orquestal de las partituras es fabulosa y cierra las tareas de la remasterización, que por desgracia prescinde de añadidos como galerías de imágenes, gramola, nuevos atuendos o el tan actual Modo Foto.

Onimusha: Warlords_20190216232041

En resumen, Capcom no ha tirado la casa por la ventana ni mucho menos. La ley del mínimo esfuerzo se pone, otra vez, al servicio de un producto que cautivó a los aficionados hace casi dos décadas; por el camino han surgido apuestas de temática similar, como NiOh (Tecmo, 2017) o Sekiro (From Software, 2019), pero es obvio que la antigüedad de Onimusha le hace jugar en otra liga. No peor; sencillamente, Samanosuke está atado al contexto de PlayStation2 y cualquier comparativa desde la etapa actual sería injusta.

Onimusha: Warlords_20190222204342

Darle una oportunidad a un remaster que se limita a “cumplir” depende de muchos factores, siendo su mayor hándicap la generosa oferta de títulos que acumula la recta final de la generación; la nostalgia es decisiva y seguro que quienes disfrutaron entonces, lo harán ahora.

Los que nunca lo probaron, por otro lado, tienen una ocasión estupenda de descubrir una producción magnífica, muy ambiciosa (la inversión dio para que el actor de La Casa de las Dagas Voladoras y Acantilado Rojo, Takeshi Kaneshiro, fuese el rostro y la voz del protagonista), y realmente divertida aún hoy.

No todos en el mundillo pueden aguantar así de bien el paso del tiempo, ni mantenerse en el recuerdo con tanta frescura. Un honor tan meritorio como el de su samurái protagonista, reservado a unos pocos privilegiados.

Onimusha: Warlords_20190219191800

 

RESUMEN 

LO MEJOR

LO PEOR

Buen lavado de cara visual El precio es excesivo
Por fin, traducido a nuestra lengua Sin distribución física en Europa
Sigue siendo divertido a rabiar Al ser en esencia el mismo juego de 2001, traslada los errores y aciertos del original, como la escasa duración o la fantástica ambientación
Los cambios en el control: no están pulidos pero se agradecen
Los arreglos musicales, francamente sensacionales

 

EXAMEN POR APARTADOS:

JUGABILIDAD PUNTUACION64PUNTUACION64PUNTUACION64PUNTUACION64

HISTORIA: PUNTUACION64

GRÁFICOS PUNTUACION64PUNTUACION64PUNTUACION64

SONIDO PUNTUACION64PUNTUACION64PUNTUACION64PUNTUACION64PUNTUACION64 - copia

DIVERSIÓN PUNTUACION64PUNTUACION64PUNTUACION64PUNTUACION64

PUNTUACIÓN DE 0 A 10: 8

Versión analizada: PS4 PRO. También disponible en Switch, PC y Xbox ONE
Género: Hack And Slash
Textos en español
Formato: Digital / Físico en Asia y EEUU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.